Previsión meteorológica para Alcorcón

El Tiempo Alcorcón

jueves, 24 de marzo de 2011

Y ahora, currucas capirotadas


La verdad es que llevo un mes de marzo bastante bueno en cuanto a nuevos avistamientos de aves en Alcorcón. Si hace unos días comentaba mis encuentros con un pájaro moscón , un reyezuelo sencillo y un mosquitero común, hoy le toca el turno a una curruca capirotada. Anduve dando una vuelta por la Balsa y vino a posarse en un árbol junto a mí. Se posó un instante muy breve, insuficiente para sacar una foto, pero suficiente para observar perfectamente la boina marrón o capirote que define a las hembras de esta especie. Es este capirote el que da nombre a la especie, siendo marrón en la hembra y negro en el macho. Suele frecuentar los sotos, donde encuentra insectos con los que se alimenta. En primavera, su canto es uno de los más bellos, y es un primor escucharlo junto con el de otros pequeños pájaros de los sotos, como ruiseñores o chochines. Juntos forman una hermosa orquesta de la Naturaleza.
En la balsa, comparte hábitat con otras especies como mosquiteros comunes, mirlos, gorriones, lavanderas blancas... Hoy también le hacía compañía un solitario cormorán grande.
¿Cual será la siguiente nueva especie con la que me toparé?

domingo, 20 de marzo de 2011

Las presillas, un parque natural con mucha vida


Comienzo mi recorrido en la entrada al parque que hay desde el barrio de la Fortuna. Hasta aquí, he llegado en coche, por la M-40, tomando la primera salida en dirección al Barrio de la Fortuna y luego girando siempre a la derecha hasta llegar al parque.
Lo primero que uno encuentra es el pinar a la derecha y unas praderas junto con unos caminos que bajan al arroyo. Cojo un camino por la izquierda que baja hasta el arroyo paralelo a la valla.
Lo primero que se puede observar en las praderas son diferentes especies de aves. Verderones y verdecillos en las ramas de los árboles. En el suelo, plácidamente buscan alimentos un grupo de estorninos negros junto con un grupo de cotorras argentinas. También se ve algún ejemplar aislado de pinzón vulgar. Por supuesto, las omnipresentes palomas torcaces y urracas.
Prosigo la bajada y observo un pequeño bando de jilgueros. Hermoso pájaro éste. Varios mirlos se cruzan en mi camino alzando la voz de alarma. En una barandilla de madera, una hembra de tarabilla común aguarda a que me acerque para salir volando.

Llego hasta el cauce del arroyo y lo cruzo por un puente. Hay varios a lo largo del mismo, por lo que se puede cruzar en cualquiera de ellos. Tomo el camino hacia la derecha, dirección Alcorcón. Hay muchas zarzas que deben albergar una buena colonia de conejos, a tenor de los restos que dejan estos en forma de excrementos y agujeros excavados en el suelo. Hace años se veían bastantes, pero parece que, por los restos que se observan, su número ha aumentado. Quizás la mayor afluencia de público a expulsado a sus depredadores y, ya se sabe, que los conejos son muy prolíficos a la hora de dar descendencia. Varios pitos reales huyen despavoridos ante mi presencia. Una lavandera blanca corretea sobre los hilos de agua que hay en el cauce del arroyo. En varias ocasiones veo grupos de cotorra sobrevolando la zona. Ando mirando la arboleda en busca de mochuelos. Anidan en la oquedades hechas por los pájaros carpinteros en los árboles. Hace unos años era casi imposible no verlos. Desde hace algún tiempo, cada vez que voy me vengo sin haberlos visto. Me pregunto si tiene que ver con la mayor afluencia de público al parque. Pregunta sin respuesta, de momento.
Termina la valla y salgo a campo abierto. A mi izquierda, veo palomas torcaces en los campos de cultivos picoteando en el suelo. A la derecha, observo las obras de creación de un gran estanque. Tiene buena pinta, así que seguro que pronto observaremos otro tipo de aves viniendo a esta zona. Eso si no lo impedimos con nuestras actitudes incívicas, de sobra conocidas. Un par de gaviotas sombrías parecen estar haciendo el reconocimiento del nuevo humedal. Varios mirlos se esconden entre las retamas. Resulta curioso que este pájaro en la ciudad parece bastante confiado y, fuera de ella, sea todo lo contrario. Mejor le irá. Escucho los "maullidos" de 2 mochuelos en plena demarcación territorial. Bueno, no los he visto pero al menos sé que siguen por aquí.

Prosigo mi camino bordeando las obras y llego hasta el alcornocal, una de las joyas naturales más importantes, si no la más, de nuestro municipio. Se vuelven a escuchar los verdecillos. Observo con pavor los puntos de luz que el ayuntamiento ha instalado en esta zona del parque para poner farolas: Quieren convertir este bonito parque natural en otro parque urbano más. Eso significaría más gente, más basura, más ruido, más botellón, más molestias para la fauna... Siento ser radical en esto, pero esas farolas van a crear molestias a la fauna del lugar que lleva viviendo décadas en un LUGAR NATURAL. Además ya se sabe lo que pasa cuando se facilita en exceso el acceso a las personas: Lo acabamos destrozando todo. Qué mania con intentar artificializar las cosas naturales.
Después de este cabreo, un poco más adelante un numeroso grupo de aves donde veo cotorras argentinas, gorriones y estorninos negros vuelan de un lado para otro. No había visto nunca tantos estorninos negros juntos en Alcorcón. Sin duda, dice bastante de la salud de este parque. En esta zona, no sería raro encontrar lagartos ocelados, culebras bastardas, liebres, ratones.. Y no me extrañaría que hubiese otras especies de mamíferos como comadrejas, erizos..
Llego hasta la M-40 y me adentro en el pinar. Es un pinar fruto de la repoblación del hombre con ejemplares de un cierto porte. Aquí las aves se ocultan muy bien por lo que es complicado verlas e identificarlas. Varias palomas torcaces salen huyendo a mi paso, con el consiguiente susto. Veo un grupo pequeño de pajarillos. Me acerco hasta allí y resultan ser mitos. Uno de ellos, un juvenil, se acerca extraordinariamente a mí. Qué confiado. Prosigo mi camino a través del pinar. Tambien veo muchas urracas. Unos pasos más adelante escucho un enimágtico y agudo reclamo. Voilà, un nuevo avistamiento en Alcorcón: Reyezuelos sencillos. Intento sacarle unas fotos, pero la falta de luz dentro del pinar y lo inquieto que es este pájaro hacen que no salga ni una foto con una mínima calidad. Al menos me sirven para identificarlo. Intento en vano localizar algún búho chico (Se dice que pueden vivir aquí, aunque yo no he visto ninguno todavía) o cárabo o restos de estos, pero no hay suerte. Al cárabo solía verlo en el parque de los Castillos y calles aledañas buscando comida en las noches estivales. Y alguna vez lo he visto surcando los cielos de Alcorcón por la noche.

Prosigo mi camino. Me topo con algún trepador azul y algún agateador común. Ya casi saliendo del pinar, vuelvo a escuchar a los pitos reales y a verles volar de un lado para otro. Son muy abundantes aquí. Y más cotorras argentinas. Se ve que han colonizado perfectamente este lugar y se sienten como en casa.
Aquí termina mi caminata por el parque de las Presillas. He estado en 3 tipos diferentes de hábitats: Un primer hábitat típico de los sotos fluviales, el que tiene mayor abundancia y variedad de aves, un segundo de campo abierto y un tercero de pinar, que seguro que alberga más sorpresas. A estos se unirá el futuro humedal que está en construcción.
Es agradable ver la cantidad y variedad de aves. Espero que la mano del hombre no destruya lo que la Naturaleza ha tardado años en crear.

martes, 15 de marzo de 2011

Un arquitecto muy especial: El pájaro moscón


El pájaro moscón es un pájaro bastante desconocido para el público general. En Alcorcón, tenemos la suerte de poseer ejemplares que nidifican aquí. La característica más sorprendente de este pájaro, aparte de su peculiar coloración, es el nido que construye. Se trata de un nido tejido con fibras de origen vegetal y, ocasionalmente, de fibra animal, que pende de la rama de un árbol y tiene forma de bolsa. El nido posee un agujero en la parte superior que sirve de entrada y salida.
Esta mañana tuve la suerte de seguir las evoluciones, desde cierta distancia para no molestar, de un ejemplar que se encontraba construyendo un nido. Por seguridad, omitiré el lugar. Parecía bastante confiado, pues mi presencia no le impedía continuar con su labor.
Estos nidos, son construidos por el macho, quien realiza varios para que las hembras puedan elegir el mejor. Luego, estas se encargan de terminar la labor. Está por ver si estas aves se reproducen en nuestro municipio. Habrá que seguir las evoluciones de estos individuos en los meses venideros.
En definitiva, es una suerte poder contar con individuos de esta especie, peculiares no sólo en su coloración sino en las construcciones que realizan. Son unos auténticos maestros en arquitectura.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Mosquiteros en jardines de Alcorcón


Andaba esta tarde extasiado mirando unos mitos que andaban moviendose de rama en rama en el jardín que hay junto al portal de mi casa. Disfrutando de esta bonita ave y de una temperatura muy buena. Como ya comenté en un post anterior, el mito es un ave que se puede ver en prácticamente cualquier parque de nuestro municipio pero suele pasar bastante desapercibida Aprovechando la falta de hojas en los árboles, ahora es cuando mejor se las puede localizar.
Después de llevar un rato, aparece en escena otro pajarillo. Por forma y tamaño, pensé en un petirrojo. He visto y, sobre todo, escuchado bastantes este invierno en este mismo jardín, por lo que pensé que se trataría de uno. Cuando el ave bajó a un arbusto, observé que carecía del pecho anaranjado, propio del petirrojo. Además, su plumaje tenía tonos amarillentos, lo cual descartaba a esta ave por completo. ¿Qué era si no? Un mosquitero. Me atrevería a asegurar que era un mosquitero común, aunque ya se sabe que la identificación de estos pajaros es bastante complicada. Apenas tenía marcada la ceja amarillenta y sus patas eran oscuras. Además, en esta época, pueden encontrarse mosquiteros comunes en parques urbanos pasando el invierno. Normalmente, es un ave que elige las zonas boscosas y los sotos, pero en invierno, España recibe un gran contingente de mosquiteros comunes procedentes del norte, y muchos se asientan en zonas urbanas.
El de hoy, podría tratarse de un ejemplar que ha pasado el invierno en esta zona, o tratarse de un ejemplar que está en pleno movimiento migratorio haciendo escala en nuestro municipio.
Este ave es muy beneficiosa para el hombre pues en su dieta sólo entran casi exclusivamente insectos. Son además aves poco sociables, que casi siempre se encuentran en solitario.
Con este avistamiento, incluyo un ave más en la lista de aves vistas en Alcorcón. Y esta sí que podemos considerarla como una una bonita e inesperada sorpresa.