Previsión meteorológica para Alcorcón

El Tiempo Alcorcón

domingo, 23 de diciembre de 2012

Paseo por la Venta de la Rubia en una tarde invernal

Después de varios días nubosos, la tarde ha salido bastante soleada y agradable, lo que invitaba a dar un paseo por los parajes que rodean la finca de la Venta de la Rubia.
Los campos en esta época del año viven una gran calma, lo que sirve de relajación para el visitante. Los animales están menos activos, se muestran menos y también hay menos gente en el campo. Sólo los sonidos lejanos de las escopetas rompían la monotonía del sonido ambiental.
Tomo la bicicleta y cojo el camino que sale justo detrás de la rotonda de Tres Aguas.
En este camino ya me encuentro las primeras aves: Lavanderas blancas.
Llego a la primera arboleda, y sólo alcanzo a ver a las sempiternas urracas. Prosigo mi camino y llego a la segunda arboleda, la que más me gusta. Paro un rato pero no veo demasiadas aves. Se ve algún solitario colirrojo tizón y algún pequeño bando de pinzones vulgares, aún con el plumaje de invierno. A lo lejos resuena el reclamo ruidoso de un pito real.
Como no ha demasiado movimiento, me pongo en marcha de nuevo. Bordeo la finca de la Venta de la Rubia y sigo por el camino paralelo a la valla. Dentro de la finca, se pueden ven grandes bandos de pinzones vulgares. Es un ave muy común en Europa, y en Alcorcón, aunque se puede ver todo el año, es ahora cuando hay un mayor número de individuos, ya que muchos proceden del norte del continente. También me encuentro alguna que otra cogujada al pie del camino.
Llego al primer encinar y me quedo un rato observando. La misma quietud que en otros lugares. Tan sólo el estruendo de un numeroso grupo de grajillas rompe el silencio del lugar. No las he contado, pero hay muchísimas, volando por encima de la finca en grupo. Y, como no, urracas.
Doy media vuelta y regreso por el mismo camino hasta llegar de nuevo a la arboleda donde estuve detenido un rato, pero antes de llegar, una hermosa garza real surca el cielo con su majestuoso vuelo. Quiero ver mochuelos. En breve va a anochecer y es hora de empiecen a salir. Me quedo un rato esperando pero no hay suerte. Algún colirrojo, algunos pinzones, pero no veo mochuelos. El sol ya está bastante bajo y empiezo a notar que la temperatura ha comenzado a descender bruscamente. Ya no es la temperatura agradable de cuando inicié mi andadura. Prosigo mi camino de regreso andando. A escasos metros de mí, un ave que había escapado a mi vista sale de un árbol: Un mochuelo. Unos metros más allá, en otro árbol cercano, misma cosa. Y como no hay 2 sin 3, un poco después otro mochuelo. Ya sabía yo que aquí los iba a ver. Pero el solo bajo y de frente junto con los colores miméticos del mochuelo, y los troncos retorcidos de los árboles me impidieron verlos a tiempo para deleitarme con su visión. Simplemente me fascinan.
Tomo ya el camino de vuelta y un sonido llama mi atención. Miro al cielo y ahí está un grupo de 17 grullas en su típica formación de punta de flecha pasando encima de mi. Y unos metros más a la izquierda un grupo mayor de unos cien individuos, repitiendo formación y con destino suroeste que pasa por encima de los campos de Alcorcón. A buen seguro se dirigirán a Extremadura, a pasar el invierno para tomar fuerzas de cara a la época de cría que tendrá lugar en latitudes más septentrionales que la nuestra. Unos metros más adelante, me topo con un pinzón real, el primero que veo en Alcorcón. Con esta sorpresa termina mi visita a esta zona una tarde cualquiera de Diciembre.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Tercer año de blog

Parece que fue ayer y ya llevamos 3 años de blog contando mi particular visión las aves de Alcorcón. Si en estos 3 años de blog alguna persona se ha sentido atraída por conocer la fauna alada y no alada de nuestro municipio, habré dado el esfuerzo por bueno. Y no digamos si encima ha llevado alguna acción de protección.
La noticia que ha convulsionado el municipio ha sido la de Eurovegas. Ese macroproyecto que nos va a hacer ricos a todos y va a traer la prosperidad a todas las familias de Alcorcón. A las cifra me remito: Más de 200.000 puestos de trabajo según nuestros políticos. Es decir, toda la población de Alcorcón, contando población activa, niños, estudiantes y jubilados, tendrían cabida como croupiers, camareros, personal de limpieza, seguridad... En este fastuoso proyecto. Y aún sobrarían puestos de trabajo. Gracias señor Adelson y gracias señores políticos por pensar siempre en nosotros. Por supuesto estoy ironizando, por si alguien no se ha dado cuenta. Simplemente escuchando estas cifras tan irreales, ya desconfío del proyecto.
Vayamos a lo que nos gusta, los animales en general y las aves en particular y recapitulemos los eventos ocurridos en el blog en los últimos 12 meses.
El tercer año lo comencé con un post acerca de los comederos y nidos. Es una forma sencilla de ayudar a las aves sin salir de casa. En Marzo, hablamos del milano negro, esa bonita rapaz que nos visita cada año y que utiliza los campos de Alcorcón para cazar, haciendo, a veces, incursiones en la ciudad. En Julio, nos dimos una vuelta por Las Presillas, y hablamos del zampullín común y de cómo ha llegado a criar en nuestro municipio. También de la gallineta común, un ave muy habitual de nuestros "humedales" y que también cría.
Ya en Agosto, despedimos a los vencejos. También relatamos lo que se siente en el corazón del pinar de las Presillas en una noche cualquiera.
En Septiembre, aún pudimos ver golondrinas y aviones comunes y narramos el paso de los papamoscas cerrojillos.
Y por último, nos deleitamos con el fascinante vuelo de 3 buitres leonados sobre los edificios de Alcorcón.
Iniciamos aquí el cuarto año esperando contarte muchas más cosas acerca de nuestras aves.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Buitres leonados sobrevuelan Alcorcón

No es extraño ver buitres leonados sobrevolar los cielos de Alcorcón en busca de carroña, como así hemos constatado en este blog. Se les suele ver con frecuencia en las zonas de campo del sur y del norte, en busca de algún cadáver de oveja de algunos de los escasos rebaños que aún quedan en nuestro municipio.
Sin embargo la escena de hoy, ha resultado ser sorprendente, por la fascinación que despiertan estas aves y porque ha podido observarse desde el corazón de la ciudad, sin necesidad de salir a la periferia.
Tres buitres leonados han cruzado Alcorcón de norte a sur. Ha sido fascinante poder observar a estas aves a muy baja altura sobre los edificios del Parque de Lisboa. Incluso uno de ellos ha estado cicleando por encima del colegio Amor de Dios en una escena más típica del Parque de Monfragüe que de una ciudad dormitorio en Madrid. Los otros dos han proseguido su vuelo hacia el sur, mientras este tercer individuo se recreaba en su vuelo circular, majestuoso y silencioso sobre este barrio de Alcorcón.
Supongo que podría tratarse de aves en vuelo de reconocimiento buscando comida, o bien ejemplares jóvenes en movimiento migratorio hacia el continente africano.


Esto demuestra una vez más, que sobre nuestras cabezas, ajenos al ajetreo diario de una ciudad viva como es Alcorcón, se suceden escenas sorprendentes que no reparamos en ellas. Sólo los aficionados a la ornitología, prestos a buscar permanentemente aves en el cielo, nos percatamos de vuelos de aves sorprendentes para un no iniciado: Buitres leonados, buitres negros, milanos negros, garcetas comunes, cernícalos vulgares... Sobrevuelan nuestras azoteas con más frecuencia de las que realmente somos conscientes.
Uno de los objetivos de este blog, es hacer ver al aficionado recién iniciado o al que aún no lo ha hecho que sin salir de la ciudad, se pueden vivir escenas sorprendentes que uno a veces ha visto solamente por la tele.

martes, 25 de septiembre de 2012

El paso de los papamoscas

Este momento es un momento ideal para observar el espectacular paso, por masivo, de los papamoscas cerrojillos..
No hay más que dar un paseo por la periferia, o incluso en algunos jardines de la ciudad para observarlos. Contrastan esas plumas blancas sobre el plumaje marrón para su fácil identificación.
Este plumaje es ya el plumaje invernal, ya que el plumaje nupcial de los machos es bastante diferente.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Aviones comunes y golondrinas

Sorprende ver a estas alturas del año, cuando ya el sol no aprieta como en verano como corresponde al cambio de estación, aviones comunes y golondrinas comunes en los cielos de Alcorcón, aves típicamente estivales. Contrastan con los vencejos, aves que a veces se confunden con éstas en el vuelo, pero que se marcharon hace casi 2 meses. En la zona de Fuentecisneros, por ejemplo, todavía se puede ver una gran concentración de aviones comunes sobrevolando los edificios. También en la zona de Las Presillas se pueden ver ejemplares aislados. Normalmente, los aviones suelen ser de las últimas especies estivales en abandonarnos. Para ver las golondrinas comunes, es necesario salir a los campos que rodean la ciudad. Por ejemplo, en Las Presillas es posible observar todavía ejemplares aislados. No se ven concentraciones como las que hay en Julio, pero sí ejemplares individuales. También son de las últimas especies estivales en abandonar España.
Mientras éstas aún no se han ido, ya llevan alguna semana entre nosotros los petirrojos que vienen a invernar a nuestros jardines, y ya se ven las primeras gaviotas sobrevolar los edificios de Alcorcón.

martes, 7 de agosto de 2012

Cae la noche en Alcorcón

La noche cae en Alcorcón. Muchas criaturas aprovechan la oscuridad para salir de sus escondrijos. Nos encontramos en los terrenos que rodean la Venta de la Rubia. Mientras paseo por el alcornocal, se me cruzan de vez en cuando algún mochuelo. Alguna paloma torcaz levanta apresuradamente el vuelo rompiendo el silencio y la magia del momento. Los conejos hacen su aparición en gran número. Hay zonas de Alcorcón donde son numerosísimos. Uno lamenta que cuando llegue la temporada de caza, también habrá muchas bajas. Alguno se confía tanto que se coloca a sólo unos metros de mí. Uno de mis objetivos era observar algún zorro, que también los hay por la zona. Pero no tengo éxito. Cojo la bici y me marcho a otra zona: Las Presillas. Lo primero que hago es bordear el pequeño lago artificial. Los murciélagos revolotean en gran número sobre el agua. Algunos parecen que van a chocar contra mi cabeza, pero en un último giro brusco, me esquivan, dejéndome con el susto en el cuerpo. Alguna rana se escucha sobre la aún escasa vegetación del lago. Y más conejos. Algunos corren delante de mi bici como queriendo retarme. Llego a la zona del pinar. De nuevo la paz. Impresiona observar este bonito pinar desde su interior en medio de la noche. De nuevo la magia es rota por alguna paloma torcaz o alguna urraca que alerta de nuestra presencia con su grito de alerta que debe ser oído en todo el bosquete. Así es difícil que ninguna rapaz nocturna se acerque. A lo lejos se escucha alguna perdiz que va despidiendo el día. Una sombra oscura y silenciosa se mueve delante de mí. Otro mochuelo a escasos metros. La oscuridad le da seguridad. Él me observa pero yo no alcanzo a verlo bien. Pasados unos minutos, empiezo a escuchar el lamento de algún ser que bien podría ser una lechuza. No lo puedo asegurar categóricamente, porque desgraciadamente no he escuchado muchas. Cada día son más escasas. Minutos más tarde tengo el premio que venía buscando. En medio del pinar otra gran sombra silenciosa rompe la monotonía del lugar. Sólo alcanzo a ver su tamaño, de gran envergadura, y la coloración blanca de las plumas inferiores. Se posa en una rama. Posiblemente él me ve a mi. Yo a él sólo alcanzo a ver el contorno. Está como a unos 60 metros, por lo que no alcanzo a ver qué es. Le veo acicalarse las plumas durante unos minutos y luego levanta el vuelo y se marcha. Con un vuelo bajo, para evitar las ramas de los pinos, y silencioso desaparece en la espesura del bosque. ¿Cárabo o búho chico? Imposible de saber, ya que ambos tienen la coloración inferior de las alas de color claro. Me quedo con la duda pero también con el regusto de saber que en la noche de Alcorcón, existen otras muchas criaturas desconocidas que habitan en nuestro entorno. Una razón más para no agredir el medio natural que rodea nuestro municipio.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Adios, vencejos

Llevo varias mañanas mirando al cielo y echando en falta algo: Los vencejos. Ya se han ido, por lo menos, los que había por mi zona. Aún se ve alguno aislado, pero el gran grueso de individuos, se ha marchado. El primer día que noté su ausencia fue el 28 de Julio. Y se les echa de menos. Sus alocadas carreras y sus estruendosos reclamos. Esta tarde me acerqué al lago de Las Presillas. Allí solían congregarse al caer la tarde los vencejos. Pero hoy sólo había golondrinas y aviones comunes. Ni rastro. Como ya hemos dicho en este blog, llegan súbitamente y se marchan de igual forma. Queda la mitad del verano, pero ya no es lo mismo sin ellos.

domingo, 8 de julio de 2012

Gallineta común en espacios húmedos de Alcorcón



Una de las aves más frecuentes, junto con el ánade azulón y la focha común, de los escasos espacios húmedos que hay en el municipio de Alcorcón es la gallineta común. Se trata de un ave con unos llamativos colores en el pico y patas, siendo marrón y azul oscuro el resto del cuerpo pero con alguna coloración blanca. Es un ave muy común en nuestro país, encontrándose prácticamente en cualquier humedal. Su tamaño es algo inferior al de un ánade. Solemos encontrarla siempre no muy lejos de la vegetación, que le sirve de cobijo en caso de peligro. Se alimenta de pequeños vegetales e invertebrados. Sus crías, nadan con apenas unos días de vida, y no es raro verlas nadar junto a la madre, completamente expuestas a los peligros. Hace unos días, en Las Presillas, pude observar una familia de gallinetas, comandadas por los padres y secundadas por su prole, de apenas unos pocos días. Era bonito pensar que en un lago en el que hace apenas un año no había casi vida por lo nuevo que era, hoy ya alberga una buena colonia de animales que se atreven incluso a criar. Si esto ocurre el primer año, ¿qué nos espera en el futuro?

domingo, 1 de julio de 2012

Zampullines chicos

Seguro que muchas de las personas no iniciadas en el arte de la observación de aves apenas se darían cuenta de la presencia de un zampullín chico o común en un paseo alrededor un lago. Máxime si este lago tiene unas dimensiones medias o grandes. La razón es su pequeño tamaño, sus colores no demasiado llamativos, su costumbre a nadar entre anátidas, lo que a veces lleva a pensar que son crías de estas, y, sobre todo, por la cantidad de tiempo que pueden estar bajo el agua. De ahí viene su nombre. Pero si uno se fija, observará que tiene formas algo menos estéticas que los patos que solemos ver y que andan constantemente zambulléndose, algo que los patos no hacen. A veces uno podría jugar a adivinar dónde van a aparecer. Se sumergen en un punto y aparecen por otro. Lo hacen de tal forma que es complicado sacar una foto decente de ellos, porque aparecen por el sitio más inesperado y apenas duran unos segundos en la superficie, con lo que no da tiempo a retratarlos. Esta curiosa costumbre se debe a que de esta forma buscan alimento y a que, en caso de advertir algún peligro, la vía submarina les facilita la escapatoria. Otra característica llamativa de esta ave es su "canto" estival, durante la época de cortejo. A mí me recuerda a una especie de relincho o de risa burlona. Muchas veces es la mejor forma de darte cuenta que están ahí. Hace unos días, en una cálida mañana de verano, pude observar a un grupo de 5 zampullines que se zambullían plácidamente en las aguas del nuevo lago de Las Presillas. Ha sido la primera vez que los he visto en Alcorcón. Y es una buena noticia verlos en un lago de nueva construcción que poco a poco se llena de vida. Cuando ya me marchaba, como colofón a la mañana, una aguililla calzada ha cicleado por encima del lago y de nuestras cabezas para dirigirse luego al pinar y perderse por encima del Pinar de San José. Unos días más tarde, observé una hembra de zampullín incubando huevos en un nido. Es curioso que la falta de vegetación dejaba el nido completamente a la vista y, pese a ello, se atreven a nidificar en nuestro municipio. Por tanto, no sólo visitan nuestros "humedales" sino que también crían. Una estupenda noticia.

lunes, 26 de marzo de 2012

Milanos negros


Esta tarde, un milano negro ha cruzado algunos barrios de Alcorcón, a muy baja altura. No suele ser difícil que esto ocurra. Con cierta frecuencia se les puede ver, a veces incluso volando a una altura muy baja, a escasos metros de los últimos pisos. Yo vivo en una última planta y alguna vez han pasado muy cerca de mi terraza.
El milano negro es un ave rapaz muy común en las zonas de campo de Alcorcón. No en vano, es una de las rapaces diurnas más abundantes en España. Tiene una gran facilidad para adaptarse a las diferentes opciones de alimento que proporcionan diferentes habitats: Insectos, pequeñas aves, reptiles, pequeños mamíferos, pequeños animales domésticos, carroña.... Es migradora, por lo que tenemos que esperar a los meses de Febrero y Marzo para ver los primeros ejemplares.
En la zona de la Venta de la Rubia, suelen verse cerca de los grandes pinos que hay en la finca, por lo que es posible que nidifiquen allí.
En algunas ocasiones, se les ve posados en las farolas de la M-40. Quizás esta costumbre se deba a sus hábitos carroñeros, antes mencionados.

Durante los meses primaverales y hasta Agosto, será fácil verlos merodear los grandes espacios abiertos que rodean Alcorcón. A veces, forman una bonita estampa posados en los escasos árboles que rodean los campos de cultivo de la zona norte. O en los postes de madera de la valla que rodea la Venta de la Rubia.
A menudo se observan en estas zonas, restos de palomas torcaces que, a buen seguro, han caido presa de nuestros protagonistas del post de hoy.
Cuando llega el mes de Agosto, los milanos negros se congregan en grandes bandos para iniciar su viaje migratorio a África.
Este año, se irán con la incertidumbre de si el año que viene se van a encontrar un complejo para ludópatas en vez de los hermosos campos donde encontrar el alimento necesario para formar nuevas generaciones de milanos negros. Ojalá que los años venideros puedan seguir regresando a nuestros campos.

lunes, 9 de enero de 2012

Malas noticias

Esta mañana me costó levantarme, lo reconozco. Después de las vacaciones navideñas tocaba volver a trabajar y eso cuesta. Desayunaba resignado ante el fin de las vaciones, tratando de llevarlo lo mejor posible, pensando que el día iba ser duro, cuando el presentador del telediario dió la noticia que nunca había querido escuchar: "El macroproyecto de Las Vegas de Madrid podría instalarse en Alcorcón".
Enlace de la noticia: http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20120109/54244744823/ayuntamiento-dice-que-el-macrocomplejo-de-juego-seria-bien-recibido-por-generar-empleo-y-riqueza.html
Enseguida me acordé de todos esos buenos momentos que he pasado por la zona norte viendo aves estos años de atrás. Todo podría terminar bajo el hormigón, las luces de neón y el sonido de las tragaperras. ¿Cómo es posible que nos vendan las bondades de un proyecto como este sólo basadas en el factor dinero? ¿Qué tipo de sociedad estamos creando cuando sólo importa el color verde de los billetes por encima de la vida de los seres vivos? ¿Nadie ve los beneficios de tener una zona rural de disfrute para todos los vecinos de Alcorcón, libre de humos, congestión de tráfico...?
Me aterra el pensar que esta maravillosa zona de Alcorcón que hoy disfrutan ciclistas y amantes de la Naturaleza vaya a quedar para disfrute de ludópatas de medio mundo. Por eso, confío en que los vecinos de Alcorcón se opongan a este faraónico proyecto.
Cuando hayamos talado el último árbol, matado al último animal y contaminado el último río, nos daremos cuenta de que el dinero no se come.